lunes, julio 16, 2007

5, 4, 3, ...

Hay cosas que de tanto ser dichas y de tanto ser escuchadas se vuelven rutinarias, no provocan, no causan impacto, pero no por eso dejan de ser efectivamente ciertas e importantes. Eso me pasó con la frase que dice que sólo se valora lo que se tiene cuando se lo ha perdido y ahora pienso por qué cosas habrán pasado los que con tanto esfuerzo intentaron advertirme.

Por una combinación de cosas estuve temporalmente sin energía, sin salud y con poco oxígeno, algo inesperado, algo que me hizo caer en la cuenta de que hasta entonces había tenido buena salud, pero que ya no la tenía. Qué tremendo es tener que administrar poca energía! , calcular mis movimientos, lograr sólo el 20% de lo que quería hacer, no conseguir que mis ganas coincidieran con lo realmente era capaz de alcanzar. Qué increíble tener que calcular los pasos que podía dar y el tiempo que me iba a tomar descansar de ese esfuerzo !.

Mientras estuve vieja y cansada me alarmó la idea de que pudiera volverse permanente. ¿Cómo iba a seguir viviendo y disfrutando? ¿Cómo voy a seguir viviendo cuando en unos años más se haga permanente?.

Descubrí que no le temo a las arrugas – aunque no por eso dejaré de usar cremas-, descubrí que a lo que le temo de la vejez es a que se me “oxiden las bisagras”, no quiero tener que quejarme cuando me agache, no quiero no poder bailar, no quiero no poder llevar a mis niet@s en brazos, quiero seguir teniendo alegrías en el cuerpo, quiero tener más de 70 y movilizar a l@s viej@s y bailar un huayno, quiero usar collares, muchos collares de todos los colores y nunca pensar que todo tiempo pasado fue mejor.

En fin… decidí que además de la AFP me ocuparé de tener un buen estado físico y muchos antioxidantes, por cierto, el chocolate está lleno de ellos. (Gracias Quetzalcoatl por el don del cacao).

… Y lo más importante, lo más urgente: este año no me vuelvo a enfermar.

PS: me acordé de Roberto Matta, dicen que poco tiempo antes de morir un conocido le preguntó cómo estaba y él le contestó: 5, 4, 3,…

4 comentarios:

rianvanu dijo...

A mi hace un tiempo me paso algo parecido y me di cuanta que a lo que realmente le temo, no es a la muerte ni a la vejes, si no a mi maldad y a llevarme malos recuerdos a la tumba y no poder pedir disculpas cuando necesito hacerlo.

Me hiciste recordar muchas cosas, Gracias.

pequeñin dijo...

Este post lo lei cuando lo publicaste, pero se me olvido comentar.

Saludos

5,4,3...

Christian Díaz dijo...

ummmmmmm espero demorarme un poco antes de hacer esta cuenta 5, 4, 3...

¡tengo tantos sueños todavia!

Anónimo dijo...

Querida Zorka, qué bueno que te distes cuenta a tiempo y poder usar todo lo que se pueda para seguir adelante..pero..si no es posible..ja jaja igual se avanza despacio, lento con cuidado a tientas, mucho más dificil... pero...jajajaaa se sigue echando pa'delante..sino mira a estas dos viejas...Luisa y Sabina. Con el cariño de siempre.